Para determinar la calificación final de cada alumno se tendrán en cuenta los siguientes aspectos:

Las calificaciones obtenidas en las distintas pruebas realizadas periódicamente.

La realización de las tareas encomendadas para casa y su entrega puntual.

El esfuerzo e interés.

La participación en clase.

El comportamiento.

La limpieza y el orden en apuntes, pruebas y todo tipo de trabajos.

La puntualidad y asistencia a clase.

Además, en colaboración con el departamento de Lengua, se tendrán en cuenta negativamente las faltas de ortografía.

 

Se calificará de acuerdo a los siguientes porcentajes:

60 % de la nota corresponderá a la realización de las pruebas de carácter autónomo (sin recursos, ni ayudas externas) que se realizarán a lo largo de cada trimestre. Este tanto por ciento se repartirá entre las distintas pruebas realizadas de forma ponderada. Estas pruebas versarán sobre los contenidos conceptuales y procedimentales aprendidos en la evaluación y de los que los alumnos deberán demostrar su competencia de forma autónoma: conocimiento de ciertos conceptos teóricos, aplicación de los mismos en la resolución de ejercicios y resolución de problemas.

20 % de la nota corresponderá calificaciones obtenidas durante la evaluación a través de los diferentes instrumentos procedimentales no autónomos (actividades de clase y deberes realizados en casa), que conforman la evaluación formativa del alumno teniendo en cuenta el trabajo realizado en el cuaderno de clase, las preguntas orales, ejercicios realizados en la pizarra por parte del alumno, etc.

20 % de la nota corresponderá a  la actitud del alumno en relación con el proceso de enseñanza-aprendizaje y su progresión (positiva o negativa) a lo largo de la evaluación.

 

Con la salvedad de que se sólo se aplicará el porcentaje anteriormente explicado en caso de que la calificación correspondiente al 60% sea al menos de cuatro en una escala de 0 a 10.  En caso contrario se considerará que el alumno no está aprobado.

 

La prueba extraordinaria abarcará todo lo visto a lo largo del curso (por lo menos los contenidos mínimos programados) dada la lógica de la evaluación continua y el desarrollo necesariamente acumulativo de los conocimientos en el aprendizaje de esta materia. En dicha prueba cada pregunta se puntuará con un máximo de diez puntos y la puntuación global se obtendrá proporcionalmente a la puntuación sobre un máximo de diez puntos, siendo necesario obtener 5 puntos para superar la prueba. Al menos cinco de las preguntas versarán exclusivamente sobre los mínimos exigibles, y los criterios de evaluación se ajustarán a los relacionados en esta programación para cada curso y tema.

 

Por último, y entendiendo el carácter excepcional, sumativo y final que tiene esta prueba, se reseña que la nota que se obtenga, resultante de la aplicación de los criterios arriba mencionados, nos dará estrictamente la calificación final del alumno en la materia de matemáticas; no pudiéndosele añadir ninguna puntuación por otros conceptos.